15 de enero de 2013

La educación en la era de las fotocopias (I)


Aprovechando la fecha 15 de enero, y celebrarse el Día del Educador en Venezuela, decidí abordar un tema que tal vez pueda resultar polémico pero necesario.
Si hay una profesión realmente necesaria, indispensable, sin lugar a dudas, es la docencia. Nada en la vida tiene tanto significado e importancia como el hecho de ser educado, y en esto hay que dejar claro que no se trata de depositar toda esa responsabilidad en las instituciones o en el docente, la educación viene de la casa. Los colegios y universidades tienen la función de formar, y sin ánimo de ofender, algunos simplemente no cumplen con ese rol, al menos no como deberían.
Cada año, miles de niños ingresan al jardín de infancia, donde desarrollan habilidades psicomotoras, además de lo que aprenden en casa o en la tv. Absorben todo como una esponja, algo que en cierta forma puede ser positivo, y a la vez, resultar un tanto negativo.
Al llegar al colegio comienza una etapa más compleja de aprendizaje, en la cual son preparados para defenderse en el bachillerato, ciclo de gran importancia.
Es justamente en el bachillerato, donde los jóvenes aprenden a valerse de asombrosas excusas para evadir asignaciones, y donde muchas veces los docentes son causantes de eso, y los padres se comportan como apoyadores, ignorando la realidad del proceso educativo de sus hijos, por falta de interés.

                            







En una era donde las fotocopias y las tareas robadas de internet, son la norma, los docentes deberían desarrollar mejores estrategias de educación.

 A los alumnos se les debe enseñar a realizar análisis en caliente, evitando dejar tregua al plagio y al facilismo, pero qué se puede esperar, si la mayoría de los docentes extraen su contenido de portales web, o se abrazan a una fotocopiadora para trabajar basándose en material que encuentran, muchas veces obsoleto. Otros acuden a sus aulas con el libro que consideran poseedor de la verdad, y se les va la clase leyendo las páginas de dicho ejemplar.

No tengo nada contra eso, pero hoy como Día del Maestro en Venezuela, me pareció la ocasión perfecta para expresar mi punto de vista. Lo que no apoyo es que algunos de lo que tienen el rol de educarnos, nos nieguen la oportunidad de nutrirnos con sus conocimientos de forma franca, sin guiarse por lo que está en una copia o lo primero que encuentran en un buscador web.

Se supone que los docentes se prepararon lo suficiente para ejercer esa maravillosa profesión. Claro que pueden apoyarse en esos recursos, pero es inaceptable que sea la única herramienta para desarrollar su metodología.





 El tema es largo, por eso he decidido dividirlo en varias entradas, sin embargo, no todo es crítica. Existen muchísimos docentes que nos han inspirado en la vida, no has inculcado grandes valores y han servido de apoyo en más de una oportunidad, al punto de convertirse en personas importantes en nuestra vida, porque estoy segura que más de uno tiene un maestro en especial que recuerda con cariño y admiración. Yo tengo algunos, y cuando por simple casualidad me encuentro con ellos, no pierdo la oportunidad de compartir un café y nutrirme de esos conocimientos y habilidades que los hacen sobresalir del montón.
La educación es más que una profesión, enseñar no debe ser visto como un simple trabajo y nada más, no olviden queridos profesores que de ustedes depende gran parte de lo que ocurre en nuestra sociedad.
Hoy es 15 de enero, Día del Maestro en Venezuela, así que para los buenos educadores, los grandes e ilustres docentes, ¡felicidades!

No dejes de leer la continuación del tema: "La educación en la era de las fotocopias (II)".


Reacciones:

1 comentarios:

Anónimo dijo...

La mayoría de los representantes muchas veces culpan a los maestros por la educación de sus hijos pero como docente comprendo que mi responsabilidad es mayor, como madre y como facilitadora. Todos tenemos la responsabilidad de ser instructores y moldeadores de la enseñanza y valores desde el hogar, y en la escuela hay que reforzar las estrategias de educación.