17 de enero de 2013

La educación en la era de las fotocopias (II)


El 15 de enero se celebra el Día del Maestro en Venezuela, y en Los Desenfocados seguimos profundizando, tal y como lo hicimos en la primera parte de éste tema polémico, pero necesario, enfocado en la enseñanza y la importancia que tiene para la sociedad, la existencia de docentes decididos a aportar verdadero valor en su labor de mentores, adaptándose a nuevas estrategias que faciliten y mejoren el proceso de la educación

No todos se gradúan y asisten a una universidad, y de los que logran hacerlo, una gran parte llega a esa nueva etapa con increíbles faltas ortográficas, similares a las que se le permiten a un niño que cursa tercer grado de primaria. Muchos son incapaces de hacer un análisis, realizar un resumen, desarrollar una monografía, y les aterra tener que defender un tema o prepararse para una presentación. Entonces, volvemos a las fieles fotocopias. Sí, porque resulta que en la universidad es donde abundan las fotocopias, empleadas como material imprescindible para que un docente dicte su cátedra.




No importa si se trata de gramática, historia, cine, fisioterapia, física; en todas las carreras, la educación va de la mano de las fotocopias, y la mayoría de los trabajos que entregan los jóvenes estudiantes, llevan el sello “Wikipedia”, que tampoco es tan grave, lo triste es que no muestran interés en indagar, en verificar que dicha información es correcta.

Algunos adoran leer, otros no, por eso esa técnica de las fotocopias que por lo general obliga a una lectura aburrida, no resulta ser una estrategia fiel. Pero muchos son buenos escuchando, observando, incluso hablando. Es interesante cuando los docentes usan la fotografía y el video como recurso didáctico, cuando los alumnos siguen una serie de imágenes mientras el profesor se enfoca en su explicación, dejando en evidencia sus conocimientos, y sus habilidades para impartir la clase como todo un experto, captando total atención de sus estudiantes, que seguramente aprenderán más con eso, que con la ruma de hojas fotocopiadas.

El trabajo de campo, la profunda investigación y las asignaciones prácticas, son elementales para que el alumno realmente aprenda y para que el docente domine la clase con profesionalismo. Las redes sociales juegan un papel fundamental dentro de la educación, y algunos maestros aún no se dan la oportunidad de emplearlas como herramienta clave en el proceso de formación académica, pero ya hablaremos de eso en una nueva entrada.




Todos los elementos cuentan

Éste es el punto: Seguirán reinando las fotocopias, pero necesitamos más instructores que piensen en otras estrategias, que desarrollen nuevos métodos, que sean capaces de impartir su clase desde la experiencia, argumentando incluso lo encontrado en textos célebres. Precisamos más presión para los alumnos que se conforman con copiar trabajos de la web, sin tomarse la molestia de hacer una verdadera investigación, sino que optan por lo primero que les arroja el motor de búsqueda. No se trata de ser tiranos, sino de desempeñar a cabalidad el papel de mentores, y aportar verdadero valor a su labor en el proceso de enseñanza. El sistema cuenta con muchos profesores complacientes, anhelamos catedráticos decididos a educar, a generar contenido de calidad en pro del desarrollo del aprendizaje pleno, a aportar valor.

Estamos urgidos de alumnos críticos, que no se conformen con lo que les dice el profesor, que se cuestionen todo, que sean capaces de ir por más, indagar hasta convencerse o sacar sus propias conclusiones, que lean, escriban, pregunten, propongan ideas y alternativas, que sean activos en su rol de estudiantes, y se muestren dispuestos a adquirir más conocimientos del que encuentran en las aulas.

Exigimos padres preocupados por la educación de sus hijos desde el jardín de infancia, que comprendan que los principales involucrados en ese proceso, son ellos, y no se comporten como ciegos y sordos cuando de ayudarles se trate.

Cada persona tiene la responsabilidad de decidir si quiere una verdadera educación, o si lo único que espera es un diploma que demuestre que pasó por una institución educativa, pero si realmente esperamos una mejor sociedad, todos los elementos cuentan, y definitivamente, la educación es el factor más importante.

Reacciones:

0 comentarios: