15 de febrero de 2013

Protestas ambientalistas famosas



Las nuevas tecnologías y el deseo de las grandes empresas desde siempre, se han considerado como el detonante entre la confrontación de la naturaleza, y los deseos de hombre contemporáneo.

Las grandes empresas, día a día en su necesidad de expandir sus emporios, se han visto tentadas por afectar todo a su paso, incluso, parques naturales de gran importancia.  Pero quien se pueda ver afectado, debe saber qué hacer y cómo luchar en contra de las grandes compañías que intentan hacerlo, ya sea  por medio de protestas silenciosas, o mudándose a vivir a uno de estos escenarios verdes, tal es el caso de Miranda Gibson,  una joven que vive desde el 14 de diciembre del 2011, en un árbol de eucalipto de 60 metros de altura, en el bosque de Tasmania, como protesta ante la desaprobación de la la ley de protección de bosques por parte del  parlamento australiano.






Miranda tiene un equipo de apoyo que cerca de hora y media para llevarle víveres, y agua  hasta su actual morada, y allí cuenta con una serie de paneles solares, y conexión wi-fi que le permite mantener a sus seguidores y ambientalistas informados acerca de su experiencia, en su página web.

Al verla en su lucha, no es extraño recordar a Julia Hill quien en 1999 trasladó su  domicilio a  una secuoya en el estado de California en Estados Unidos.

Estos casos se presentan con muy poca frecuencia, siempre vemos protestas por parte de seres humanos interesados en la protección de los bosques, y las causas naturales, pero muy poco se llevan a cabo protestas que trascienden pancartas o vallas de tela. Cambiar tu vida, por vivir en un árbol, no debe ser fácil, como tampoco, debe serlo para los empresarios, con los cuales no están de acuerdo, o como en este caso, con las legislaciones, que no solo intentan doblegar por medio de normas  sino también de lineamientos que solo consiguen que personas como Miranda, emprendan una lucha digna de ejemplo.

Blogger Invitado:  @Magggie_Lopez

Reacciones:

0 comentarios: