14 de marzo de 2011

Comodidad: técnica para escribir mejor

Cuando se trata de escribir un post y administrar un blog, todos hablan del valor del Seo, de trabajar en función de las estadísticas, las listas, temas del momento, expresarse con libertad y tomarse un tiempo para meditar. No le resto importancia, es necesario aprender a gestionar nuestra web de forma cómoda y en eso todos tenemos nuestra técnica. Pero a veces se nos escapan puntos de interés y ya que hablamos de comodidad, no estaría mal analizar un poco la trascendencia que tiene para un blogger o escritor, encontrar el lugar ideal para dejar fluir esa pila de pensamientos, que terminarán aportándole el toque esencial al proyecto.

En entradas anteriores se ha hablado de “Ideas para escribir un post” y lo elemental que es seleccionar un método que nos funcione, con el que no solo obtengamos lectores, sino que optimice el manejo de las herramientas a la hora de publicar.
Pero seamos honestos, esas tácticas funcionarían poco si al momento de escribir, no nos sentimos realmente a gusto, y es ahí donde entra la selección del lugar, un ambiente agradable, una buena vista o un sillón acogedor.

Con esto no propongo adquirir inmuebles costosos, pero sí acondicionar un poco el lugar que utilizaremos al momento de apuntar nuestras ideas para postear. No importa si es al aire libre o en un lugar cerrado, lo clave aquí es sentirnos desahogados y disponer de todos los recursos que necesitaremos en ese momento, porque a veces perdemos buen contenido por no apuntar a tiempo lo que se nos ocurre, o dejamos una idea a medias porque nuestro cuerpo está cansado, producto de una mala posición.

Desde mi humilde opinión, a todos nos agrada el confort y cuando se trata de escribir, nada es mejor que sentirnos relajados.

¿Cuál crees que es el factor más importante para publicar un post?


Reacciones:

1 comentarios:

NoelleLpz dijo...

Me siento plenamente identificada con este post, y considero que este es un aspecto importante a la hora de escribir algo. El clima también cobra valor, al igual que la luz; claro, nada de esto se podría hacer sin una completa disposición. Gracias por tus precisas recomendaciones.
Un abrazo, Noe.