6 de noviembre de 2008

"Lo que marca la diferencia"




Hay quienes dicen que mi estado de ánimo es diferente, que se me nota un poco más alegre y sonriente. Los que dicen que he cambiado, sus razones tendrán. Yo por mi parte sólo puedo afirmar que todos tienen algo de certeza, que lo que dicen es verdad.

Claro que he cambiado, no soy la misma persona de antes.

Mi vida dio un vuelco, un giro totalmente completo, tal vez para bien o para mal, pero de lo que sí estoy segura, es que ahora soy diferente… Ya dejé a un lado a esa persona insegura, que tenía miedo a mostrarse al mundo y a dejar relucir sus cualidades y defectos, por temor a lo que dijeran los demás, ahora vivo mi vida tal cual quiero, trazo mis propias metas y defiendo mis convicciones. Estoy al tanto de que no todo en la vida es fácil, que para obtener las cosas que realmente queremos debemos trabajar mucho con coraje, tesón y dedicación, pero al fin y al cabo es nuestro ideal y alcanzarlo es lo más importante. Los golpes son los que nos hacen crecer, por ellos cambiamos realmente. Si no fuera porque me he tropezado infinidades de veces, tal vez aún fuera como antes. A lo mejor no habría cambiado mi perspectiva y manera de ver y encarar la vida. Cuando estamos pasando por esos desagradables momentos, nos sentimos abatidos e incluso renegamos a veces de nuestro propio destino, pero luego al superar esos obstáculos, comprendemos que realmente estaban allí para dejarnos una moraleja, una enseñanza.
Ahora, después que la tormenta pasó, agradezco a Dios por haberme permitido la oportunidad de crecer como persona y como profesional.

En esos momentos cuando sentí que el mundo se derrumbaba a mis pies, no pensé jamás que de eso sacaría el mejor de los provechos y que serviría como puente, como punto de partida para esta nueva marcha que he decido emprender.
Aprendí muchas cosas, tal vez más rápido de lo que estaba preparada; antes del tiempo, pero aprendí. Descubrí que la confianza no se debe confundir con la ingenuidad. Es bueno confiar en las personas, es vital; pero también es preciso percatarse de que no todos son lo suficientemente maduros para valorar este legado, y muchos incluso, nos desean mal. Es preciso quitarse la venda de los ojos y comprobar quiénes verdaderamente están allí para ofrecernos su amistad sincera y sobre todo leal, esa que no se empaña ni se agota.
Descubrí que la mejor manera de ser aprobada por los demás, era empezando por aprobarme a mí misma, que es totalmente imposible ser agradable ante otros cuando no soy capaz de agradarme yo.
Comencé por mostrarme tal cual soy y por dejar salir a flote todas esas cualidades que me caracterizan, desarrollé aún más mis habilidades y destrezas.
Encontré por fin después de tanto tiempo, mi verdad, esa que pienso defender a toda costa.
Aprendí a ser feliz con aquello que no puedo tener y a convivir con esas personas que opinan un tanto diferente a mí, que tienen creencias que incluso vayan en contra de las mías. Descubrí a un montón de personas que no sabía que existían, a otras que siempre estuvieron allí pero que ante mis ojos pasaban desapercibidas; hice nuevas amistades y fomenté aún más las que ya tenía. Entendí que todos tienen algo que enseñarnos y no es justo juzgar a los demás antes de conocerlos, a veces perdemos la oportunidad de hacer buenas amistades por no permitirnos conocer bien a esas personas. Amo más a Dios, Nuestro Creador y todas las maravillas que hace por nosotros, soy participe de su Sagrada Voluntad y su Inmenso Poder para hacer las cosas por nuestro bien. Ahora le otorgo mayor valor a esas pequeñas cosas que muchas veces suceden por alguna razón. Admiro más a quienes dan el todo por el todo por defender sus ideales y por alcanzar sus metas. Lucho con mayor énfasis por llevar a cabo todo lo que decido proponerme, mis metas ahora son incontables y me esfuerzo cada día más para obtenerlas.
Me siento orgullosa de todo lo que he logrado en tan poco tiempo.
Mi vida cada día es más social, estable y productiva.
No he perdido ese encanto para tratar a las personas, al contrario ahora está más desarrollado y mantengo esa jovialidad que siempre me ha caracterizado.
Adoro a mi familia por haber estado ahí cuando más los necesité y por mantenerse siempre al pie del cañón. Disfruto más de la vida y de esas detalles que nos llenan de satisfacciones y alegrías.
Vivo a plenitud los designios del amor. He dejado atrás la etapa de los imposibles, ahora pienso que podemos obtener lo que anhelamos, basta con proponérselo y trabajar duro para conseguirlo. Lo más importante de todo es no desistir hasta conseguir lo que anhelamos y mantenernos alerta sin decaer una vez lograda nuestra misión.
A pesar de que ahora mi tiempo es escaso, producto de tantos logros; porque me desempeño en varias ocupaciones, no permito hacer a un lado a esas personas que siempre han estado para apoyarme en todas mis decisiones y para alertarme cuando algo no me conviene, por eso disfruto al compartir amenamente con mis familiares y amigos. Me adapto a las situaciones adversas con mayor aceptación, comprendiendo que todo en la vida no siempre debe presentar el mismo color. Asumo mis retos y responsabilidades de manera honesta y madura. No creo en la suerte ni en el azar, considero que todo en esta vida ocurre por y para algo, no existe la casualidad. Estoy al tanto de que todo, absolutamente todo entra en el mundo de las posibilidades, por eso he aprendido a expandir mi mente e imaginación de manera que ya en esta vida, sencillamente nada me sorprende. Ahora no me cabe la menor duda, de que este cambio tan radical ha sido para mi bien y provecho. Creo haber aclarado a qué se debe el cambio global que le he hecho a mi vida, igualmente continuaré haciendo lo que crea conveniente y mejor para mí y todos los que integran mi entorno. Trataré en lo posible de seguir con este estilo de vida que he adoptado y que tanto me gusta, de esta manera me sentiré mejor conmigo y no me lamentaré en el futuro por haber dejado pasar esta maravillosa oportunidad que la vida me ha brindado…

Para culminar sólo me resta afirmar que son todas esas pequeñas cosas, esos errores cometidos, esos obstáculos superados, esas metas alcanzadas, esos desaciertos, ese transitar del día a día, los que al fin y al cabo… marcan la diferencia.
Mientras posteaba, sonando: " Dos extraños" - Equilibrio

Reacciones:

4 comentarios:

Anónimo dijo...

ay deox.. hay q ver q ers un taco.. tienes mucho q aportar en esta vida.. y te felicito eres una persona excepcional.. pero no olvides q sabio es aquel q aprende de los errores de los demas.. todos tenemos derecho a cometer algun error pero no siempre a estar cometiendolos..! xq sino imaginate.. la vida transitaria entre lamentos y errores.. me gusto mucho tu nuevo post.. me parece muy interesante.. xq asi complementas a mi gran curiosidad por conocerte cada dia mas.. quiero recalcar q te aprecio muchisimo y kiero lo mejor para ti y los tuyos.. y no olvides q.. cuentas cnmigo para lo q sea..! se t kiere full..

Atte: ...........

leo dijo...

la verdad... después de leer tu post... se reflexiona bastante. gracias.
un beso, leo

Nunca Muere dijo...

Simplemente laslíricas de tu vida,los detalles que nos hacen grandes y a la vez fuertes, a veces es la mala suerte a veces el destino, a veces que uno quiere estar así, pero verdaderamente siempre se necesita una cambio para estar en la espectativa. De uno mismo.

Me agrado mucho tu blog, señorita.
Te espero en el mío.

Anónimo dijo...

Que bueno que has cambiado para mejor, es bueno cuando se tiene tanta buena vibra como la que acabas de marcar en tu post, espero que continues evolucionando de esa manera y todos deberiamos hacerlo tal cual.
Lorena... Tal vez habra un blog de estos jejeje.